Historia

Santísima Virgen Amor Hermoso Bajo Palio Plegaria  Trono 

 

El trono de la Santísima Virgen del Amor Hermoso comenzó a construirse en el año 1.945, por el industrial ebanista cartagenero D. Jesús Urrea Perez en base a proyecto de D. Miguel Fernández Rochera importando un coste de 8000 pst., el cual lo realizó en unas dimensiones realmente importantes entonces 4,30 x 2,65 mts.

Enriquecido con notables tallas y apliques, figura en su frente el escudo de la Hermandad. Lo finalizó en el año 1946, año en el que procesionó por primera vez.Se dotó de artístico palio de terciopelo azul conformado por diez varales de bronce fosforoso los cuales fueron realizados en el Arsenal Militar.

Así mismo va dotado de llamativo cirial de manera compuesto por 86 velas de cera que curiosamente en el año 1.953 se decide reemplazar por otras figuras para así evitar los problemas causados por la cera al quemarse.

En la primera salida, el trono lució unas ánforas que pertenecían en la actualidad aún pertenecen, al Cristo de Medinacelli. Anecdóticamente, ya en el año 1.947 se detectan una serie de desperfectos debidos principalmente a las malas condiciones del almacén donde se guarda, los cuales son reparados por el ebanista, y hermano de la Cofradía, D. Julio Sarabia, en los talleres de su propiedad con un resultado totalmente satisfactorio.

Para mayor realce y adorno del trono en el año 1.957 se decide adquirir diez ánforas de plata, las cuales son encargadas a la firma comercial de Valencia, (Orrico), importando un coste total de 26.000 pts.

Curioso es el dato del importe de las flores con las que se “vestia” el trono y el actual. El primero. allá por el año i.946 ascendió a 500 pts. y lo realizó Dña. Ascensión Hernández, y el último ascendió a la cantidad de 150.000 pts., realizado por D. José Jiménez Martínez, hermano de la Agrupación y consiliario de nuestra Cofradía.

En el año 1962, en Cabildo Pleno de Mesa celebrado el día 7 de noviembre, se emplaza al entonces Presidente de la Agrupación de Porta-pasos Promesas, D. Joaquín Campillo, a fin de que presente proyectos y presupuestos para la construcción de un nuevo trono.

Transcurrirían varios años, durante los cuales la Agrupación se dedicó a recaudar fondos para hacer frente al coste de este nuevo trono, por medio de galas benéficas, verbenas populares, etc., y en el mes de noviembre de año q.968 se desplazan a la ciudad de Valencia los Sres.. D. Francisco Ros Mayor, D. Francisco Sarabia Albaladejo, D. Antonio Gallego Olivares y D. Julio Gallego Olivares, (este en la actualidad es el Presidente de la Agrupación), los cuales contactan con D. Manuel Orrico Gay, propietario de una industria de orfebrería religiosa con quien suscriben el pertinente contrato para la construcción del tan deseado nuevo trono. Este presentaría novedades verdaderamente importantes, tanto en el chasis como en el contorno.

Se plantean los varales del palio, que pasan de ser de 8 a 10, y en lugar de ir recibidos en soporte macizos exteriores lo harán en orificios pasantes realizados en el contorno del trono, al frente figurará el escudo de nuestra Cofradia y en la trasera el escudo de la ciudad de Cartagena; en los laterales figurarán los escudos de las Agrupaciones que por aquel entonces conformaban la Cofradia: Stmo. Cristo de la Resurrección, Aparición de Jesús a la Magdalena, Aparición de Jesús a Santo Tomás, Aparición de Jesús a los Discípulos de Emaús, Soldados Romanos y Stma. Virgen del Amor Hermoso. Todo ello realizado, ornamentación y molduras, en plata Orrico (alpaca plateada) ricamente cincelada y repujada a gran relieve: los escudos en metal oro y en los colores de cada una de las Agrupaciones; el fondo del adorno en railite mate color caoba; el armazón del trono de acero y elpiso del mismo de madera de pino rojo machambrada.

Las medidas totales del trono fueron de 4,75 x 2,50 mts., y el importe del mismo ascendió a la cantidad de 355.000 pts. Procesionó por vez primera en la Semana Santa del año 1.969, y para satisfacción de esta Agrupación y de nuestra Cofradía en general, causó una impresión realmente grata siendo muchos los comentarios elogiosos al respecto y muchas las felicitaciones recibidas.

Sería en el año 1989 cuando se haría realidad una ansiada y deseada innovación: (la confección de un nuevo palio) Para ello se consultaron distintos proyectos y presupuestos decidiéndose por uno que, siempre en base a dibujo de D. Balbino de la Cerra, se le adjudico a Dña. Maribel Pan Guillén, para la realización del bordado por importe de 7.600.ooo pts. La Sra. Pan Guillén comenzó a trabajar en el bordado en el año 1.990, teniendo como meta terminado con tiempo suficiente para procesionarlo en la Semana Santa de 1991.Empleo en él 6.500 horas de trabajo a lo largo de siete meses con la colaboración de cinco mujeres que contrató para poder cumplir el plazo del compromiso adquirido. Como joyería se utilizaran siete Kgs. de oro, seis topacios medianos, mil trescientas circonitas engarzadas en plata, seis rubíes, ciento ochenta y cuatro perlas normales, setecientas piedras de cristal normales, setecientas piedras de cristal de toca, veinte mts. de fleco de oro y treinta y cincoborlas de oro. Las medidas del palio fueron de 4,30 x 2,35 mts borlas de oro. Las medidas del palio fueron de 4,30 x 2,35 mts.

Siguiendo con las innovaciones y reformas del trono, en el año 1.993, se reemplazan las varas por otras un metro más largas y así conseguir una mejor adaptación de los ciento veinte porta-pasos al espacio disponible. Se plantean las molduras y alegorías que conforman el contorno del trono, así como también los jarrones de plata. Así mismo, se reemplaza el primitivo piso de madera por otro en el que se efectúa el corte de la zona correspondiente al manto para facilitar la entrada de aire a los porta-pasos que van debajo del trono. Se eliminan los pesados tableros de 18 mm, pulimentados en los que se recibían los distintos motivos, molduras y alegorías antes citadas reemplazándolos por otros de 2,5 mm. y vidrios plateados, reduciendo de esta manera el peso total del trono en casi 200 Kg.

Por último, se reforma el cirial con el fin de que se observe con mayor facilidad tanto la peana sobre la que va la Virgen como la imagen en su totalidad. En el año 1.995 se realizan las últimas innovaciones consistentes en la coloración de dos torretas plateadas con nuevos focos de luz que se hacen incidir en el rostro de la Virgen y así realzar sus bonitas facciones. Se reemplaza la vieja devanadera de madera por otra nueva realizada en aluminio.

Así mismo, para una mejor compresión del relato, es necesario decir que dentro del seno de la Agrupación existieron dos Tercios, el de Penitentes y Porta-pasos, perfectamente diferenciados y cada uno de ellos con su propia directiva, aunque, evidentemente, íntimamente unidos por el nexo de nuestra adorable Virgen y fines comunes.

Esto fue así hasta el año 1.989, en el que por decisión de nuestro Hermano Mayor, D. Benito Martínez Escolar, y Junta de Mesa de la Cofradía, toman el acuerdo de reunificar ambos Tercios para un mayor engrandecimiento y consecución de logros de la Agrupación. Hasta el día de la fecha los resultados no pueden ser más halagadores y positivos